7 hábitos que mejoran la autoestima de los adolescentes

Si se creen capaces, serán capaces.

¿Por qué los adolescentes de hoy en día se quieren tan poquito?, ¿Cuál es la causa de que una niña de 11 años se ponga un 3 al calificar su capacidad de pensar? ¿Cómo podemos cambiar esas creencias que se han “fabricado” tan pronto, sobre lo que son o no capaces de hacer y/o ser?

En nuestra cultura aprendemos  a esforzarnos por gustar a los demás. Tenemos que ganarnos la aceptación del entorno. Eso lo aprendemos desde pequeños y nos acompaña en años posteriores. Además, hoy en día esa necesidad de aceptación se ha puesto más de manifiesto, gracias a las redes sociales y a la desmesurada exposición de nuestras vidas al juicio de nuestros “amigos”, “followers”, etc.

Durante mis clases de refuerzo a alumnos de todas las edades, he podido comprobar que la opinión que tienen de sí mismos y de sus capacidades les condiciona mucho la hora de acometer sus estudios y, por supuesto, en su crecimiento y desarrollo personal.

Vamos a partir de la definición de autoestima de Nataniel Branden en su famoso libro “Los 6 pilares de la autoestima”:

“La autoestima es confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida. También es  confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos.”


 (Nataniel Branden, Psicoterapeuta)

¿Qué es para ellos la autoestima?

Hablando con un grupo de alumnos la semana pasada (edades 11 a 12 años), era curioso ver cómo evolucionaba la conversación. Según una alumna, “autoestima es tener buena opinión de uno mismo, pero sin pasarse”. Quería expresar que no había que tener “demasiada” por que sino podría ser considerada como egoísmo, o fanfarronería.

Tras este revelador preámbulo, en el que quedaba claro que había confusión sobre lo que era y no era autoestima, subdividimos la autoestima en la idea que ellos tenían sobre su:

  • Capacidad de pensar
  • Capacidad de enfrentarse a retos/desafíos
  • Respetabilidad
  • Afirmar sus necesidades

Y una vez establecidos esos cuatro componentes de la autoestima y comprobar como cambiaba su valoración sobre ellos mismos, me surgió la necesidad de explicar bien a nuestros chavales qué pueden hacer para mejorar y tener una imagen más real y optimista sobre lo que son y/o pueden llegar a ser.

Y de esa reflexión han surgido estos:

7 hábitos para mejorar tu autoestima

1.- Define tus valores

Palabras cargadas de significado que nos mueven hacia una u otra conducta y por tanto guían nuestro comportamiento y nuestros pensamientos. Familia, amistad, cooperación, integridad, justicia, diversión, iniciativa, curiosidad,…

2.- Ponle nota a tus valores. ¿Los estás cuidando?

Ahora llega el momento de ordenarlos por orden de importancia y ver hasta qué punto estás contento con ellos. Practica con este ejercicio que te propongo y verás cómo descubres cosas muy interesantes.

3.- Ten buena opinión de ti y de tus capacidades.

Cada mañana, delante de un espejo, permanece un rato mirándote y di 5 cosas buenas sobre ti. A lo mejor, al principio te cuesta, te entra la risa o te parece un poco infantil, pero poco a poco te será cada vez más fácil. Debes recordar que eres tu mejor amigo y como tal te debes querer bien.

4.- No te quejes, muestra gratitud

Estáte atento a tu diálogo interno y cuando te pilles quejándote, cambia tus palabras, busca tu responsabilidad y deja que se vaya la queja. Si además, consigues encontrar por cada queja un motivo de agradecimiento, tu autoestima subirá como la espuma.

5.- Tres malos consejeros: la crítica, la comparación y la búsqueda de aprobación

Con estos tres compañeros de viaje te sentirás inseguro y esa no es buena compañía para desarrollar una buena autoestima. Intenta sustituirlos por la admiración y la observación constructiva. Busca gente inspiradora de la que aprender.

6.- Define tus objetivos y comprométete con ellos.

Yo suelo decir a mis alumnos y coachees que no hay nada que aporte más energía a nuestro camino que saber hacia dónde vamos. Ponte metas más o menos cortas, más o menos fáciles y ve a por ellas. Ganarás en motivación y en ganas de hacer las cosas y eso hará subir tu autoestima. Es muy importante no fallar a tus compromisos, así que cuidado con lo que te prometes.

7.- Reconoce tus talentos.

Párate a pensar en las cosas que haces bien y muy bien. No tienen por qué ser cosas muy grandilocuentes. Haz una lista y ve incorporando las nuevas habilidades que aparezcan en tu día a día. Te sorprenderá la cantidad de cosas que haces genial.

Es fundamental que confíen en ellos mismos. Les ayuda a crecer intelectual y emocionalmente cada día. Enseñarles a tener una autoestima fuerte, es imprescindible para que se sientan capaces de alcanzar lo que se propongan, sin miedos y con confianza en el mundo que les rodea. En el siguiente enlace puedes acceder a un recordatorio sobre los 7 beneficios.

Y hasta aquí mi post de hoy. Espero que te ayude a hacer que tu hija o hijo brille con luz propia. Si te ha gustado, y quieres que te avise personalmente cada vez que publique uno nuevo, únete a mi blog, dándote de alta en nuestra newsletter y te enviaremos un correo cada vez que haya novedades en Ecum Formación.

En el enlace siguiente, podrás escuchar, a partir del minuto 9:40 un podcast en el programa La Ventana de la Cadena Ser, en el que hablamos sobre este tema.

Deja un comentario