La atención es una habilidad que se puede entrenar.

Desarrollo de la atención y comprensión cognitiva y emocional

Incremento de la coordinación, habilidades y conciencia interpersonal

Reducción del estrés, ansiedad y hostilidad

La práctica del Mindfulness se emplea con niños y adolescentes como potenciador del rendimiento académico y del bienestar emocional.

Los resultados de las últimas investigaciones ponen de manifiesto la correlación entre un aumento de la capacidad atencional y de concentración y la práctica habitual de las técnicas de Mindfulness.
En nuestros talleres semanales los alumnos aprenden a tomar conciencia del momento presente, desarrollan su capacidad de concentración y adquieren técnicas de relajación que les ayudan a sentirse mejor.